Bikini: el ideal de la mujer fatal en la era nuclear

Bikini: el ideal de la mujer fatal en la era nuclear

Villa del Casale
crédito: Villa del Casale,por Unknown [Public domain ], via Wikimedia Commons
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

En pleno comienzo de la Guerra Fría, en 1946, Estados Unidos comenzó una serie de ensayos nucleares en un remoto atolón de las Islas Marshall, en el Océano Pacífico. Se realizaron un total de 67 ensayos entre 1946 y 1958, incluyendo la detonación de una bomba de hidrógeno en 1954, equivalente a unas 1.000 bombas como la de Hiroshima.

crédito: Ensayo nuclear Bravo en Atolón Bikini,por United States Department of Energy [Public domain ], via Wikimedia Commons
Ensayo nuclear Bravo en Atolón Bikini,por United States Department of Energy [Public domain ], via Wikimedia Commons
Once familias que vivían en Bikini, 167 personas, fueron desalojadas y trasdadadas a otras islas. El representante estadounidense, el comodoro Ben Wyatt, dijo a su jefe, el rey Juda, que las pruebas serían por el bien de la humanidad. La respuesta de Juda fue “MEN OTEMJEJ REJ ILO BEIN ANIJ”, que significaba en su idioma: “Todo está en las manos de Dios”.

En el mismo año que comenzaron las pruebas, en 1946, Louis Réard presentó un provocativo traje de baño en dos piezas al que llamó “bikini”, nombre tomado del atolón atómico, al esperar que su presentación provocara tanta conmoción como las pruebas. Réard contrató a una chica que bailaba desnuda en París para mostrar su creación en la Piscine Molitor, pues ninguna modelo se atrevía a ello.

En realidad, hay vestigios de la utilización de prendas similares ya en culturas clásicas, como Roma, como se muestra por ejemplo en un mosaico de la Villa del Casale, en Sicilia. Pero el bikini actual es la culminación de un proceso en el que las tecnología textil evolucionó hacia tejidos cada vez más apropiados para el baño, el moreno del sol se había dejado de asociar con el trabajo rural para ser símbolo de estilo de vida de ocio al aire libre, y la permisividad iba siendo cada vez mayor.

No obstante, el bikini no tuvo una aceptación universal inmediata. Fue prohibido en España, Bélgica, Italia, y condenado por el Vaticano, tras el concurso Miss Mundo de 1951.

One Million Years B.C. ( 1966 )
Prayitno- Madam Tussaud Hollywood [CC BY 2.0 ], via flickr
Ursula Andress
Ursula Andress, por Insomnia Cured Here [CC BY-SA 2.0 ], via flickr

A continuación de Louis Réard, Roger Vadim utilizó el bikini para crear el ideal de una nueva feminidad fatal, Brigitte Bardot vió impulsada su carrera en 1957 favorecida por esta prenda, Úrsula Andrews seducía a los espectadores en 1962, en una afamada salida del agua en bikini, en James Bond contra el dr No, y Raquel Welch vestía un modelo salvaje en “One million years B.C.”

Hoy en día, tras popularizarse totalmente el bikini en sus distintas formas, como tangas, trikinis y bañadores altos, el eclecticismo se ha impuesto. Los bikinis ya no son noticia, aunque algunos modelos siguen captando la antención, como la laguna del Atolón de Bikini capta la atención de buceadores por su fondo, un cementerio de barcos de la Segunda Guerra Mundial, hundidos antes de las pruebas nucleares. De todas formas, el nivel de radiación sigue siendo alto, y no se permite a nadie regresar, a pesar de los intentos de repatriación de loa años 1970.

Bandera del Atolón de Bikini
Bandera del Atolón de Bikini, por Zscout370[Public domain ], via Wikimedia Commons

El sitio ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en julio de 2010. La bandera del Atolón de Bikini recuerda a los Estados Unidos sus obligaciones con los nativos: una bandera estadounidense, con 23 estrellas en el cuadrado de los estados, recordando las 23 islas de Bikini; tres estrellas negras entre las barras, recordando las tres islas destruidas durante la explosión de la bomba H; dos estrellas negras que representan las dos islas del Atolón Majuro donde fueron reubicados los nativos; y la frase del rey Juda al comodoro Ben Wyatt.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

No hay comentarios