El coleccionismo y los trastornos de acumulación compulsiva

El coleccionismo y los trastornos de acumulación compulsiva

Colección de latas de cerveza raras
crédito: A collection of rare beer cans,por Visitor7 [CC BY-SA 3.0 ], via Wikimedia Commons
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Si te gusta coleccionar con fervor monedas, sellos u objetos, como llaveros o latas de cerveza, y dedicas bastante tiempo a mantenerlos en orden y a cuidarlos, quizá hayas oído con un poco de preocupación, sobre los trastornos por acumulación (o quizá hayas tenido que soportar reproches de alguien). No tienes de qué preocuparte, al fenómeno del coleccionismo, los expertos lo llaman “conducta acumuladora normal”. El coleccionismo se caracteriza por que los objetos tienen cierto valor, están ordenados y a menudo tematizados, y dan lugar a una actividad social de intercambio con otros coleccionistas. El coleccionista no ve su vida gravemente perjudicada por su afición. Muchas veces, al contrario, esta ocupación es fuente de satisfacciones.

La Acumulación Compulsiva

Otra cosa es la recolección patológica, algo muy distinto que conduce frecuentemente a un deterioro de la vida personal. Dentro de este tipo de dolencias psicológicas, podemos distinguir al menos cuatro trastornos diferenciados:

– Síndrome de Diógenes:

Acumulación compulsiva
Photo of the living room of a compulsive hoarder,por Shadwwulf [CC BY 3.0 ], via Wikimedia Commons

Este trastorno es en el que más se han fijado los medios de comunicación, por lo que seguramente es el más conocido. Las personas que sufren de síndrome de Diógenes no tiran nada, y acumulan desechos, objetos rotos, residuos y basura, se aislan voluntariamente en su hogar y descuidan su higiene, hasta que muchas veces son denunciados por sus vecinos por el insoportable mal olor que termina teniendo su vivienda.

El nombre de este síndrome parece poco apropiado, pues el filósofo griego Diógenes proponía y practicaba una conducta de privación totalmente opuesta a la de este trastorno.

Se han dado casos paradójicos de personas que han reunido una gran cantidad de dinero que han ido guardando entre toneladas de objetos inútiles y basura, y que pensaban que estaban en una situación de extrema pobreza, lo que incentivaba su compulsión acumuladora.

– Conducta Acumuladora Estereotipada:
Se da sobre todo en pacientes que han sufrido algún daño cerebral o neurológico, desarrollando una conducta obsesiva que les lleva a acumular objetos siguiento un patrón repetitivo.

– Síndrome de Noé:

Síndrome de Noé
Animal Hoarding,por Stefan Körner [CC BY-SA 3.0 ], via Wikimedia Commons

Las personas que sufren este síndrome se dedican a albergar en su hogar multitud de animales domésticos y a acumular toda clase de objetos y comida que creen que les servirán para cuidarlos. A menudo recogen los animales abandonados en la calle, y llegan a tener a su cargo tantos, que no son capaces de atenderlos adecuadamente.

– Bibliomanía:

Libros varios
crédito: Libros varios,por Veronidae [CC BY-SA 3.0 ], via Wikimedia Commons

La bibliomanía consiste en el exagerado acaparamiento de libros inútiles, repetidos y de escaso interés o valor para el acaparador, y que termina por causar un deterioro personal del que lo sufre.

– Trastorno por acumulación:

Compulsive hoarding Apartment
crédito: Compulsive hoarding Apartment,por Grap [CC BY-SA 3.0 ], via Wikimedia Commons

Este trastorno se caracteriza por acumular objetos de forma compulsiva y desordenada hasta ocupar importantes zonas de la vivienda. Los objetos terminan por  ensuciarse y deteriorarse sin que la persona que lo sufre sea capaz de deshacerse de ellos, pues piensan que alguna vez les servirán para algo.
A veces, el acaparador compulsivo puede resistirse o no ser capaz de devolver las cosas que le han prestado, e incluso puede llegar a sufrir de cleptomanía, robando objetos su acumulación.

Hay estudios que revelan que un 30% de pacientes de Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), terminan sufriendo trastorno por acumulación. No obstante, los fármacos para controlar el TOC no son útles para los trastornos por acumulación, por lo que algunos especialistas consideran que no debieran incluirse estos trastornos en el TOC.

Un curioso caso de sublimación artística de la acumulación

Waste Not es una instalación artística creada por el artista chino Song Dong, que se exhibió por primera vez en Beijing en 2005, y de ahí viajó a Reino Unido, Canadá y Estados Unidos, donde recibió buenas críticas.

Waste Not
crédito: Waste Not,por Andrew Russeth [CC BY-SA 2.0 ], via Wikimedia Commons

La madre de Song comenzó a acaparar compulsivamente objetos domésticos de todo tipo tras la muerte de su marido. Sus hábitos de ahorro y reutilización, tras sufrir los efectos de la pobreza durante las décadas de 1950 y 1960, derivaron en este trastorno. Song y su hermana consiguieron aliviarlo convenciendola para que le cediera sus pertencencias para montar esta obra de arte.

Waste Not'
crédito: Domestic items from Song Dong’s exhibit ‘Waste Not’,por Tom Page [CC BY-SA 2.0 ], via Wikimedia Commons

Este caso de alivio de una dolencia destructiva a través de la creatividad artística, nos proporciona una buena base para reflexionar sobre las fuerzas que nos llevan a cerrarnos acaparando, o a abrirnos dando. Quizá lo opuesto de dar no es recibir. Quizá dar y recibir son las dos caras de un mismo proceso que fluye creando riqueza, y quizá el acaparamiento es precisamente lo opuesto a este flujo. Es posible que la persona que sufre de esta enfermedad de acumulación compulsiva sea tan incapaz de dar como de recibir.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en las redes sociales haciendo clic en los iconos, y síguenos en nuestra página de Facebook, donde encontrarás contenido tan interesante como este.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

No hay comentarios