10 alimentos a evitar en una dieta de limpieza del hígado

10 alimentos a evitar en una dieta de limpieza del hígado

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

El hígado es un órgano vital, que realiza multitud de funciones relacionadas con la nutrición. Hay algunos alimentos de menor valor nutritivo, que aportan “calorías vacías” y un exceso de sustancias de desecho que sobrecargan el hígado y dificultan su función de desintoxicación de la sangre. En una dieta de limpieza del hígado son alimentos a evitar:

1Sustancias estimulantes y tóxicas

crédito: cenicero-coffee-break-fumar-594154,por markusspiske [CC0 ], via pixabay

El café, el tabaco y el alcohol introducen en el organismo multitud de sustancias tóxicas que provocan un debilitamiento de varios órganos. El hígado sufre una sobrecarga al tener que filtrar y deshacerse de todas estas sustancias nocivas.

Además, el abuso de sustancias como el alcohol puede tener consecuencias tan graves como una cirrosis hepática.

2Sal refinada

crédito: sal-salero-especia-picadura-273106,por kropekk_pl [CC0 ], via pixabay

La sal es necesaria para el organismo, pero un exceso puede provocar aumento de la tensión arterial. Además, la capacidad de filtración diaria de sal por los riñones es limitada, y la que no puede ser eliminada se acumula en distintas partes del organismo, provocando retención de líquidos y aumento de peso.

Es mejor tomar sal con moderación, y siempre sal orgánica sin refinar, mucha más rica en valiosos nutrientes.

Tampoco hay que perder de vista que muchos alimentos procesados incorporan sal en su composición, y si abusamos de ellos podemos sobrepasar las cantidades recomendadas, incluso sin utilizar el salero en nuestra cocina o nuestra mesa. Por ello es mejor comprar alimentos frescos, y elaborar nosotros mismos nuestra comida, controlando los condimentos.

3Azúcar refinada

crédito: azúcar-cuchara,por HebiFot [CC0 ], via pixabay

El hígado debe procesar el azúcar para que pueda ser utilizada por otros órganos. El exceso de azúcar será transformada en grasa, lo cual contribuye al sobrepeso y a la obesidad.

El azúcar refinada provoca un aumento muy rápido del azúcar en sangre, con la consiguiente respuesta del páncreas segregando insulina para almacenar el azúcar en el hígado, en forma de glucógeno. El abuso puede provocar incluso diabetes.

Hay que tener en cuenta que el azúcar refinada está presente en multitud de alimentos procesados como: cereales para desayuno, dulces, chocolate, bollería, helados… Otros endulzantes con los que hay que tener las mismas precauciones son: la miel comercial refinada, siropes, jarabes, almidón modificado de maíz, fructosa, e incluso edulcorantes artificiales como la sacarina.

Sustitutos más adecuados del azúcar pueden ser la estevia y el xilitol.

4Refrescos y otras bebidas comerciales

crédito: Glass cola,por pic_p_ter [Public domain ], via Wikimedia Commons

Las refrescos y otras bebidas comerciales edulcoradas tienen grandes cantidades de azúcar, lo que presenta los problemas del azúcar refinado, como causa frecuente de la obesidad y diabetes.

Las bebidas merecen este apartado propio, porque causan otros problemas por añadidura:

  • Muchas contienen como conservante el benzoato de sodio, lo que provoca un incremento de sodio (como la sal refinada).
  • El ácido fosfórico presente en bebidas comerciales, se ha asociado con dolencias renales y con la osteoporosis.
  • La combinación de acidez y azúcar disuelve fácilmente el esmalte de los dientes, provocando caries y otros problemas dentales.
  • El Bisfenil-A presente en el recubrimiento de las latas se relaciona con complicaciones reproductivas.

Cabe destacar que estos problemas son causados también por las bebidas con edulcorantes sustitutivos, por lo que también se desaconseja su consumo frecuente.

5Fritos, rebozados, aceites refinados o reutilizados

crédito: Fried Chicken Cook-off: Thomas Keller vs. My Mom ,por thebittenword.com [CC BY 2.0 ], via flickr

Al freír a alta temperatura con aceites refinados, como el de soja o girasol, se producen grasas trans (parcialmente hidrogenadas), lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades coronarias. Las grasas trans están involucradas en procesos inflamatorios que provocan la ateroesclerosis.

6Galletas, bollería y productos de harina refinada

crédito: donuts-tortas-panadería-dulces,por krzys16 [CC0 ], via pixabay

Los productos de repostería industrial no están indicados en una dieta de limpieza de hígado por su contenido en azúcar y grasas trans. Son alimentos no saciantes al estar elaborados con harinas refinadas con bajo contenido de fibra, lo que unido a un alto contenido calórico favorencen la obesidad.

7Aperitivos, snacks fritos, frutos secos procesados

crédito: aperitivos-papas-fritas-pasas,por Counselling [CC0 ], via pixabay

Este tipo de comida, aparte del alto contenido en sal y grasas trans, favorece el picoteo entre horas, aportando calorías vacías, de bajo valor nutricional. El abuso de estos productos guarda una estrecha relación con el aumento de peso.

8Carnes rojas y embutidos

crédito: carne-de-vacuno,por PDPhotos [CC0 ], via pixabay

Un consumo moderado de carne roja puede ser positivo, por aportar proteínas de alta calidad, proporciona hierro (beneficioso contra la anemia) y otros minerales y vitaminas.

Sin embargo, en una dieta de limpieza de hígado conviene evitar su consumo regular, por lo menos las carnes procesadas, salchichas, hamburguesas y embutidos, por su mayor concentración de sodio, nitritos y grasas saturadas.

9Productos lácteos

crédito: leche,por PublicDomainPictures [CC0 ], via pixabay

 

Aunque la leche se asocia a ciertos aspectos beneficiosos, como el aporte de proteínas y calcio, lo cierto es que estos nutrientes se pueden obtener a través de otros alimentos.

Sin embargo, la lactosa es de difícil digestión y muchas personas presentan una intolerancia hacia ella por falta de la necesaria enzima lactasa. Las hormonas y otros medicamentos administrados actualmente al ganado, también pueden estar relacionados con otras dolencias. Un consumo excesivo de productos lácteos presenta inconvenientes similares a los de la carne, con una sobrecarga del hígado, por lo que durante la limpieza de este órgano es aconsejable evitar, o al menos reducir, el consumo de productos lácteos.

10Alimentos procesados industrialmente

crédito: The New Fred Meyer on Interstate on Lombard,por Lyza [CC BY-SA 2.0 ], via

En general, cuando queramos limpiar nuestro hígado hay que evitar el consumo de alimentos procesados, con un exceso de sal, azúcar o grasas perjudiciales, además de sustancias que suponen una sobrecarga del hígado para la desintoxicación de la sangre.

Sin embargo, hay otros alimentos cuyo consumo está especialmente indicado al hacer una dieta de limpieza de hígado.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en las redes sociales haciendo clic en los iconos, y síguenos en nuestra página de Facebook, donde encontrarás contenido tan interesante como este.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

No hay comentarios