¿Harías esto para perder peso?

¿Harías esto para perder peso?

dieta con cinta de medir
crédito: dieta-merienda-de-salud,por stevepb [Public domain ], via pixabay
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

El sobrepeso y la obesidad son problemas cada vez más frecuentes. Siendo el ser humano aficionado a las soluciones rápidas y fáciles, mucha gente se lanza a buscar soluciones milagrosas, que no en pocos casos resultan chocantes, ridículas, y en ocasiones hasta peligrosas.

Lombrices y vinagre

Así encontramos en un artículo de la revista Quo, una dieta que se pudo de moda a principios del siglo XX, que consistía en tomar huevos de lombrices de la solitaria, pensando que de esa forma el animal se dedicaría a abosorber el exceso de comida. Una vez alcanzado el peso ideal, se eliminaba el parásito con la pastilla adecuada.
La cuestión es que la lombriz podía alcanzar nueve metros, y provocar dolencias como meningitis, epilepsia, ceguera…Desde luego no parece muy agradable tener semejante “alien” en el interior.

Tenia
crédito: Taenia_solium,por anónimo [Public domain ], via Wikimedia Commons

Otra dieta que nos describen en este artículo es la del vinagre, consistente en tomar vinagre todos los días sin ningún otro tipo de acompañamiento. Parece que el culpable de esta moda fue Lord Byron, arrastrando a ella a admiradores jóvenes con aspiraciones intelectuales. No sabemos si este truco funcionará, o le dejará a uno con cara enfermiza y el humor algo ácido.

Otros extraños métodos

En otro blog, 15a20, encontramos trucos extraños para adelgazar, tales como oler ciertos alimentos (plántano, manzana, menta), colgar un espejo (suponemos que para sentirse culpables), rodearse de azul (al parecer reduce el apetito), fotografiar la comida ingerida (otra vez la culpabilidad), o usar un cinturón apretado por debajo de la ropa. No sabemos si serán efectivos estos métodos, aunque al menos parecen más inocuos que los anteriores.

Otra dieta rara es la masticar y escupir, consistente en masticar cada bocado incesantemente (hasta 700 veces), escupiendo sin tragarlo. Al parecer, Franz Kafka era muy aficionado a esta dieta. Algo parecido hacía Horace Fletcher en el siglo XIX, que masticaba 32 veces o más cada bocado hasta que quedaba totalmente líquido, aunque en este caso sí que lo tragaba. Este método sí debía ser efectivo, pues con tanto masticar no quedaría tiempo para grandes comilonas.

Otra clase de dietas consiste en reducir la dieta a uno o a unos pocos alimentos. Por ejemplo, la dieta de la limonada (agua con limón, jarabe de arce y pimienta de cayena, toda una delicia poderosamente laxante), la dieta púrpura (solamente alimentos de ese color: uvas, ciruelas, remolachas…), la dieta del pomelo… Si sigues estas dietas seguro que adelgazas… y con el tiempo te quedas literalmente en los huesos.

hombre corriendo
crédito: Running Man Kyle Cassidy,por Kyle Cassidy [CC BY-SA 3.0 ], via Wikimedia Commons
Entre todos estos métodos no sabemos cual será más efectivo, o si será incluso más efectivo un “truco” absolutamente revolucionario: una alimentación equilibrada con los alimentos que necesita el cuerpo y evitando excesos, y ejercicio físico frecuente y adecuado.
Si te ha gustado este artículo, compártelo en las redes sociales haciendo clic en los iconos, y síguenos en nuestra página de Facebook, donde encontrarás contenido tan interesante como este.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

No hay comentarios