Las claves para conseguir un empleo perfecto

Las claves para conseguir un empleo perfecto

camarero sonriendo
crédito: por haydenweal [Public domain ], via pixabay
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

Una pregunta que muchos trabajadores se hacen a menudo es si existe un empleo perfecto. Muchos albergan la esperanza de conseguirlo, como por ejemplo se deduce de una encuesta que realizó el portal de empleo Monster.com entre sus lectores, de la que se deduce que «el 87% espera poder ocupar ese puesto ideal en el futuro» aunque «el 9% contesta rotundamente que no existe el empleo perfecto». Quizá otros estudios muestren otros porcentajes, pero según un artículo publicado en la web del diario económico, Expansión, es posible que los que sostienen la última opinión puedan tener al menos parte de razón.

El autor sostiene que la verdadera felicidad a la que se puede aspirar depende principalmente de uno mismo, y que «es posible ser feliz en nuestra vida profesional si somos capaces de reinventarnos y dotar de valor cada día a un puesto, incluso aunque lo aborrezcamos». Ciertamente, esto puede parecer más fácil de decir que de hacer.

Factores de satisfacción

En cualquier caso, existen varios factores que influyen en la satisfacción que uno puede obtener del trabajo:

No tener un jefe insoportable. En caso contrario, y si no se puede cambiar el tono de la relación, solo queda aguantar con paciencia, esperar a que se vaya, o en última instancia huir de la empresa.

Cada vez se valoran más la flexibilidad (conciliación con la vida familiar, flexibilidad horaria, posibilidad de teletrabajo…) y las posibilidades de formación continuada y desarrollo profesional, frente al salario, que pierde cierta importancia como factor de motivación. «la motivación extra que proporciona un aumento de sueldo dura apenas tres meses»

Por otra parte, la línea de separación entre la vida profesional y personal se ha hecho más difusa. Es importante hacerse consciente de si uno está en una «empresa-Secta», obligado a realizar actividades o a acudir a eventos fuera de la jornada laboral.

Harry Fain, cargador de carbón, fichando por la tarde tras la limpieza después del trabajo
crédito: Harry Fain, cargador de carbón, fichando por la tarde tras la limpieza después del trabajo,por Russell Lee [Public domain ], via Wikimedia Commons

Claves de acción

En el artículo de Expansión, el autor proporciona también unas claves de acción por parte del empleado, aconsejables para mejorar las condiciones del trabajo:

  • Ocuparse del desarrollo individual y profesional.
  • Comprometerse únicamente a aquello que uno pueda cumplir rebaja considerablemente el estrés.
  • Aprender a venderse uno mismo, a influir y a moverse por la empresa para consequir lo que uno quiere, son habilidades altamente deseables. Además, muchas organizaciones lo recompensan. Se trata de mostrar la propia fortaleza con autenticidad, comunicar, hacer networking para mostrar lo que hacermos.
  • Asegurarse de comprender los objetivos del jefe, sumar esfuerzos, sin ser pelota.
  • Evitar caer en actividades de bajo valor, a las que no se aplica la propia competencia, resolver problemas, pero sin ser imprescindible, lo que podría hacer que uno quedara anclado en ese puesto.

En cualquier caso, la búsqueda del primer empleo, la pérdida del empleo, la necesidad de un cambio… nos dan la oportunidad de ir a la búsqueda del mejor empleo posible. En el blog polivalencia.com nos proporcionan una importante clave: «El primer paso para conseguir tu empleo perfecto es conocerte a ti mismo»

Esto se consigue a través de una autoevaluación que nos llevará al autoconocimiento.

  • Conocimiento de lo que mejor sabemos hacer, de nuestras capacidades, aquello que se puede expresar mediante verbos de acción: dibujar, proyectar, redactar, sintetizar, analizar…
  • Conocimiento de nuestra personalidad, cualidades que se pueden definir mediante adjetivos que nos califican en cada situación: empático, introvertido-extrovertido, resolutivo…
  • Conocimiento de lo que más nos gusta hacer de forma natural: nuestros intereses, lo que haríamos sin esperar nada a cambio.

El primer paso para conseguir tu empleo perfecto es conocerte a ti mismo

En polivalencia.com, se aconseja «pedir el apoyo externo de aquellas personas que nos conocen bien», que nos pueden dar puntos de vista más objetivos.

De esta forma podemos definir los puestos que nos interesan, podemos describir «las actividades que desempeñaríamos en relación con nuestras capacidades y las cualidades que harán que tengamos un desempeño sobresaliente».

A este autoconocimiento habremos de añadir nuestra formación y experiencia, incluyendo dominio de idiomas y herramientas informáticas, entre otras competencias. De esta forma completaremos el cuadro de nuestras «capacidades, cualidades, intereses, experiencias, conocimientos y competencias».

Las ventajas del autoconocimiento son considerables, pues estaremos en condiciones de identificar las ofertas que realmente nos interesan, de compararnos de forma realista con el perfil buscado por la empresa, y los puntos débiles nos indicará lo que debemos mejorar para incrementar nuestras posibilidades de éxito. También nos será útil para responder de una forma convincente y natural a las preguntas que nos planteen en las entrevistas de trabajo.

El autoconocimiento es por tanto el primer paso. Pero luego vienen otros, y para ello podemos visitar el sitio de LinkedIn, herramienta fundamental para la búsqueda de empleo, donde se nos ofrecen algunos consejos útiles como crear una red de contactos, actualizar adecuadamente nuestro perfil, solicitar recomendaciones y comunicar a nuestra red que estamos buscando trabajo.
En LinkedIn se nos ofrecen también algunas herramientas como: «Job Search», «función de búsqueda avanzada de empleo», y secciones como «Empleos que podrían interesarte» y «Empleos en tu red». Linkedin también emite seminarios sobre búsqueda de empleo.

Como vemos, aunque el empleo perfecto es probable que no exista, si hay puestos de trabajo de los que es mejor alejarse. El primer empleo, un despido o una renuncia voluntaria, se pueden convertir en la oportunidad para buscar un empleo que sea una fuente de satisfacción. Para ello, el primer paso es un autoconocimiento de nuestras aptitudes, cualidades e intereses, así como de nuestra experiencia y competencias. Los siguientes pasos consiste en «vendernos», en dar a conocer nuestro perfil, para conseguir el trabajo que mejor se adapte a él. Para ello, herramientas como las proporcionadas por LinkedIn y el boca a boca se convierten en imprescindibles.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

No hay comentarios